Tipos de repuestos para coches

Un vehículo viene ensamblado con una serie de piezas para que funcione; sin embargo, con el pasar del tiempo, cada una de sus partes se puede deteriorar, desgatar o dañar. La vida útil de cada componente depende de múltiples factores, entre ellos el uso que se le dé al coche, el mantenimiento que se le practique, las condiciones que le rodean, la pericia del taller mecánico o de quien esté a cargo los arreglos pertinentes y la clase de repuestos que se adopten.

Por ser sistemas que interactúan, lo que se use en alguna parte del coche, es muy probable que afecte a otras áreas. En consecuencia, conviene estar al tanto de las alternativas de las que se disponen para sustituir o agregar piezas. Hablamos de agregar, porque también se pueden hacer adaptaciones para repotenciar o personalizar al vehículo.

Variedad de repuestos

Los repuestos se pueden clasificar de diversas maneras, la primera que explicaremos depende del uso que se le haya dado. En sí, nos referimos a si están nuevos o son de segunda mano.

Esta clasificación no es difícil de entender, cuando están nuevos simplemente es que nunca han sido usados en algún vehículo. En cambio los de segunda mano, ya han estado en otro coche, pero aun así siguen teniendo un tiempo de vida útil que puede ser aprovechado por otro usuario.

La segunda clasificación tiene que ver con la fabricación de la pieza. Dentro del sector automotriz existen casas comerciales que elaboran repuestos y se distribuyen bajo una marca específica. Generalmente, vienen empaquetados y tienen etiquetas que indican su procedencia y algunas otras características. No obstante, hay piezas que son fabricadas de una manera más rudimentaria en talleres mecánicos (no todas las partes de un vehículo pueden hacerse de esta forma).

La última clasificación de la cual haremos referencia, tiene que ver con el prestigio de la marca que fabrica las piezas. Están los llamados repuestos originales, que están asociados al fabricante del coche; incluso hay algunos que no son realmente de la misma marca del vehículo, pero cuentan con su aval. Por otro lado, están los llamados repuestos genéricos, que no gozan del aval antes mencionado.

Entre los repuestos genéricos hay algunos que han ganado prestigio propio, por ende cumplen a cabalidad con las características de los originales. Hay otros cuya fama no es tan buena, bien sea porque son poco conocidos o por no tener la calidad que se aspira.

En un desguace es factible encontrar todo tipo de repuestos, menos los nuevos. Es el comprador quien decide cuál adquirir. Si entra a la web www.piezasdesguace.eu podrá especificar la pieza que amerita y su solicitud llegará a todos los desguaces de España que estén asociados, y recibirá varia ofertas, así que podrá elegir la que prefiera.